Vinos ecológicos, sabor del terruño

Mundo Gastro

Hace tiempo que los vinos ecológicos cada vez están más de moda. En España cada vez más viticultores han decidido volver a los orígenes, trabaja sus viñas como sus antepasados, respetando la biodiversidad y los ciclos naturales, promoviendo una agricultura cada vez más ecológica.

El número de hectáreas de viticultura ecológica cultivadas en España creció desde las 53.000 en 2009 hasta 106.000 en 2017 aumentando el año pasado, hasta las 113.418 hectáreas; algo más de un diez por ciento del total de superficie de vid en España y más del doble que en 2009.

El grueso de esta modalidad de viticultura se concentra en Castilla-La Mancha. Esta superficie convierte a España en el primer país del mundo en este tipo cultivo y uno de los que más proyección tiene para seguir creciendo en los próximos años.

En el mismo período de tiempo las bodegas aumentaron desde 408 a 939.

La formalización del cultivo ecológico surge en Francia y Alemania en los años cincuenta.

Para que un viñedo pueda obtener cultivo ecológico, este debe de pasar por controles durante varios años.

Primero, hay que purgar el suelo para eliminar cualquier resto no orgánico. Este tiene que estar limpio de productos químicos y las cepas que en él crezcan tienen que tener una altura determinada, para así evitar las posibles plagas.

En el momento de la vendimia, las uvas tienen que ser transportadas directamente a la bodega, para evitar cualquier posible alteración o contaminación de las mismas, en cajas apilables y que faciliten la limpieza.

El prensado de las mismas no puede dañar los componentes sólidos y en su fermentación, esta tiene que darse con las levaduras naturales existentes en el mosto y levaduras autóctonas seleccionadas. Todo debe ser controlado, así como la filtración, las técnicas de frío, clarificación, trasiego, almacenaje, etc.

Por ello, no todo se queda en la vid, ya que para poder obtener un vino ecológico, todos los materiales, depósitos, etc. utilizados para su elaboración tampoco pueden haber tenido contacto alguno con elementos que puedan contaminar dicho proceso.

La idea es crear un marco sostenible y causar el menor impacto posible en el medio ambiente.

Comparando esta técnica con la viticultura convencional, en los viñedos ecológicos al cabo de pocos años se observa una mayor resistencia a plagas y enfermedades, mayor cantidad de levaduras en los hollejos de las uvas, mayor acidez total y menos pH, mayor calidad aromática y color, factores que van relacionados directamente con una reducción moderada de la producción.

Una investigación realizada en España en 2007 puso frente a frente, desde una perspectiva económica, a siete viñedos ecológicos y siete convencionales. El beneficio de los primeros fue un 55 por ciento superior al de los segundos, alcanzando los 657 euros por hectárea.

Comparando esta técnica con la viticultura convencional, en los viñedos ecológicos al cabo de pocos años se observa una mayor resistencia a plagas y enfermedades, mayor cantidad de levaduras en los hollejos de las uvas, mayor acidez total y menos pH, mayor calidad aromática y color, factores que van relacionados directamente con una reducción moderada de la producción.

Una investigación realizada en España en 2007 puso frente a frente, desde una perspectiva económica, a siete viñedos ecológicos y siete convencionales. El beneficio de los primeros fue un 55 por ciento superior al de los segundos, alcanzando los 657 euros por hectárea.

©2020 GASTRO Magazine es una publicación online de GENTE DE MARKETING| Aviso legal |

Lo + top

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

Ir a la barra de herramientas