¿Sabemos lo que bebemos? El café torrefacto

Mundo Gastro

Torrefacto es el “café” que se obtiene cuando se añade azúcar a los granos de café durante el proceso de tostado. Durante este proceso, se alcanzan temperaturas elevadas, por ello el azúcar se carameliza envolviendo el grano de café, creando una película de tonalidad muy oscura y brillante, obteniéndose el color negro característico del café torrefacto.

Así, se obtiene una bebida oscura y de sabor muy amargo, con la falsa creencia de que éste es un café más intenso y consistente, siendo el efecto del azúcar quemado el que enmascara los verdaderos aromas y sabores del café.

Los cafés torrefactos se suelen elaborar con variedad robusta, de peor calidad, y poco digestiva, por lo que se obtiene un café denso y final amargo, y con el doble de cafeína que el café arábica, más aromático, suave al paladar y digestivo.
Numerosos estudios relacionan el consumo de café torrefacto con problemas relacionados con la salud, ya que la alta concentración de azúcar, y el “quemado” no es gratuito para nuestra salud, siendo desaconsejado no sólo para los diabéticos (por las elevadas cantidades de azúcar del proceso de  tostado y además por el hecho de añadir más azúcar todavía en la taza para enmascarar el sabor amargo y fuerte). Por ello, debido a su dudoso beneficio para la salud, se continúan realizando investigaciones para comprobar
sus posibles propiedades carcinógenas.

Apostar por el café de tueste natural.
El café natural al no estar adulterado con ningún añadido posee intactas todas sus cualidades sensoriales y organolépticas. Es por ello que es un café mucho más saludable, y con un mayor número de beneficios y de propiedades nutricionales.
Los cafés arábica de todo el mundo ocultan una gran variedad de matices tanto en el aroma como en el paladar, es por ello que cada café tiene una  personalidad esperando ser descubierta por nuestro paladar.

Torrefacto es el “café” que se obtiene cuando se añade azúcar a los granos de café durante el proceso de tostado. Durante este proceso, se alcanzan temperaturas elevadas, por ello el azúcar se carameliza envolviendo el grano de café, creando una película de tonalidad muy oscura y brillante, obteniéndose el color negro característico del café torrefacto.

©2019 GASTRO Magazine es una publicación online de GENTE DE MARKETING| Aviso legal |

Lo + top

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?