Robert Parker, el "Emperador del Vino".

Mundo Gastro

Nacido en Baltimore en 1947, Robert Parker comenzó su carrera como abogado, pero en 1984 lo dejó todo para dedicarse por entero a la cata de vinos. Ya en 1975 empezó a editar una guía independiente, que en 1979, se convirtió en ‘The Wine Advocate’. Con el tiempo, el prestigio, tanto de Parker como de la guía crecieron de manera extraordinaria, de hecho hoy en día “The Wine Advocate” tiene más de 50.000 suscriptores.

En 1975, comenzó a escribir una guía sobre vinos, tres años más tarde, en 1978, comenzó a publicar “The Baltimore-Washington Wine Advocate”, que se convertiría en “The Wine Advocate” en 1979. El primer ejemplar se remitió gratuitamente a listas de correos que Parker adquirió de varios vendedores de vino. Para su segundo ejemplar, en agosto de 1978, la revista tenía ya 600 suscriptores.

El gran surgimiento de Robert Parker como estrella en este mundo tuvo lugar en la reunión de Burdeos, ciudad en la que críticos de todo el mundo se reúnen para la cata anual en primicia, de 1982 en la cual se catan vinos que todavía están en barricas, esta añada fue valorada por todos los grandes expertos como una cosecha mala, todos excepto Robert Parker quien la categorizó de excelente. Finalmente y con el paso del tiempo se demostró que Robert Parker había conseguido ver lo que nadie había podido lo que le valió ser conocido con el sobrenombre de “Emperador del Vino”.

Finalmente en 1984 Robert Parker decide dedicarse exclusivamente al mundo del vino, y dejar apartado su trabajo como abogado.

Parker está considerado el crítico más influyente del mundo, de tal manera que si un vino tiene una puntuación alta según su ranking, enseguida tiene repercusión. Tal es su prestigio  que hay bodegueros que crean vinos especialmente diseñados para conseguir una puntuación alta en la Guía Parker, este fenómeno es conocido como “parkerizar” un vino, es decir, lo adaptan a lo que creen el gusto de este crítico con la finalidad de obtener una alta puntuación.

La puntuación creada por Robert Parker va del 50 al 100. Un vino puntuado con entre 50 y 59 es inaceptable. Entre 60 y 69, poco recomendable. De 70 a 79, aceptable. De 80 a 89, muy bueno. De 90 a 95, muy bueno. Y de 96 a 100, excelente. Todos empiezan con 50 puntos y, desde ahí, van sumando puntos dependiendo del color y la apariencia, el aroma y el bouquet, el sabor y el posgusto, y, por último, la valoración del conjunto y la posible evolución que tendrá en el futuro.

La puntuación de Robert Parker es utilizada por guías de gran fama internacional como la Guía Peñín.

Parker no solo puntúa exclusivamente a los vinos, sino también a las bodegas, a las cuales les otorga entre dos y cinco estrellas. La experiencia de Parker le hizo llegar a la conclusión de que para la elaboración de un vino uno de los factores fundamentales es conocer quién hace el vino.

Al día de hoy, la guía de vinos de Robert Parker es considerada una de las más prestigiosas entre los medios especializados, y su creador es catalogado el mayor experto en vinos de Ródano, California o Burdeos, ya que sus puntuaciones pueden hundir o hacer triunfar a una bodega gracias a su buen gusto.

Una calificación de un vino por encima de los 95 puntos en la escala de Parker asegura la venta del 100% de esa cosecha.

Robert Parker, que se jubiló el recientemente, en su curriculum está haber catado más de 10.000 vinos al año durante su carrera.

Actualmente, las publicaciones de Robert Parker, además del Robert Parker´s The Wine Advocate, sus libros sobre apreciación del vino y su guía Anual de etiquetas forman parte de todo un sistema de publicaciones que incluye evaluaciones dirigidas tanto al consumidor como a líderes de la industria del consumo.

©2021 Gastro-Magazine, Mercado del Sabor y Gente de Marketing

Aviso legal |       Política de Cookies |

Destacados

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

Ir a la barra de herramientas