Kelp, futuro marino

Mundo Gastro

La imagen de las algas marinas como algo que ahora está de moda produciría un gran ataque de risa para cualquier persona en Corea, China o Japón, ya que en el lejano oriente las algas han sido un alimento común y abundante durante más de mil años.

El kelp que se configura como unos de los nuevos “superalimentos” del 2021, y pertenece a la misma familia que el  kombu, se trata de un alga larga con forma de hoja que crece naturalmente en los ecosistemas submarinos aunque recientemente se han desarrollado granjas donde se cultiva este producto en la costa Este de Estados Unidos y en Europa.

Son vegetales marinos que crecen en zonas poco profundas por lo que reciben mucha luz solar. Esto hace que tengan ese característico color verde y sean muy ricos en minerales, sobre todo yodo y calcio

El motivo por el que se considera un “superalimento” es que es una gran fuente de nutrientes, específicamente vitaminas y minerales que se absorben de forma natural en el cuerpo.

Aunque la puedes encontrar en muchas presentaciones, la versión natural del kelp es una hoja grande, húmeda y gelatinosa.

Por ser un vegetal que crece bajo el agua, desarrolla sabores salados con aromas a mar. También puedes relacionarla con los ostiones y es un producto que definitivamente tiene umami.

En concreto las algas Kelp se han convertido en uno de los alimentos estrella de este año por ser una fuente de vitaminas, minerales, agua y fibra ,además tienen a su favor que son muy bajas en calorías: 100 gramos de alga cruda aportan 50 Kcal.

En Estados Unidos hay una pequeña pero incipiente industria de granjas de algas que trabajan con kelp, aunque sus productores aseguran que su producción es compleja al tener que ser procesada y secada en menos de media hora después de sacarla del agua.

Con un intenso sabor a mar, la textura original es definida como muy densa, que en fresco puede ser un poco complicada para el consumidor. Además de sus supuestas propiedades nutricionales, el toque “umami” de su sabor es posiblemente su mejor potencial gastronómico.

Pero no nos engañemos. La fama internacional de este alga no es por su sabor o sus posibilidades en la cocina, sino por sus supuestas propiedades. “El vegetal sostenible y sano que tienes que comer”, titulaba hace tiempo The New York Times refiriéndose al kelp.

Lo primero que hay que considerar es que el kelp realza el sabor de cualquier cosa que se cocine en él. Por eso, es perfecto para sazonar sopas y guisos. Como es de consistencia dura, el kelp necesita un mínimo de 10 minutos de remojo y 20-30 minutos de cocción. Se aconseja para cocinar verduras, legumbres ya que las hace más digeribles y para elaborar sopas y salsas.

©2021 Gastro-Magazine, Mercado del Sabor y Gente de Marketing

Aviso legal |       Política de Cookies |

Destacados

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

Ir a la barra de herramientas