OLORES DE CASA, OLORES DE SIEMPRE

image

OLORES DE CASA, OLORES DE SIEMPRE

Venao en Salsa

En estos momentos en Londres se está trabajando para crear una biblioteca de olores, seguramente dentro de algunos años nuestros biznietos podrán ir a estas Olortecas y podrán abrir un frasquito y poder sentir como olía Un pueblo en los años 50 con todas las estufas y chimeneas encendidas o el centro de Madrid en los años 30.

Para crear el archivo, antes que nada, había que fijar qué olores son dignos de conservación. “Hay que hacerse preguntas: ¿Qué información nos aportan? ¿Cómo nos ayudan a experimentar nuestro pasado y nuestro patrimonio cultural? ¿Cómo los podemos capturar y analizar, qué información necesitamos para archivarlos? ¿Cualquier olor histórico tiene valor patrimonial?”, detalla Bembibre.

Se debe escudriñar en las asociaciones que genera cada perfume, en el valor que le da el público y en qué puede aportar a futuras generaciones. «Uno de los casos que estoy registrando es el aroma del papel de los libros en las bibliotecas históricas, es una fragancia que valoramos mucho, que nos gustaría tener en nuestro libro digital; mucha gente establece una relación directa entre ese olor y el conocimiento».

Gran parte de las creaciones culturales que producimos nacen de la necesidad de conservar el tiempo, de fijar los recuerdos intactos. El hombre siempre ha soñado con extraer de su mente ciertas escenas o sensaciones y encerrarlas en un baúl, archivarlas, para que no se contaminen. Como no podíamos conseguirlo con el contenido de nuestra memoria, nos hemos acostumbrado a hacerlo con otras cosas, por ejemplo, clavando mariposas disecadas en cartulinas o creando literatura o música.

 

La recolección de aromas del proyecto de la UCL se inició en un ambiente de gran trascendencia histórica en el Reino Unido: en las estancias de Knole House. La construcción, del siglo XVI, ha pertenecido siempre a la misma familia. «Tiene muchos rincones y materiales, un jardín con hierbas aromáticas, un campo donde Enrique VIII cazaba ciervos. Además, muchos miembros de la familia eran artistas o escritores y han publicado libros y crónicas que nos ayudan a contextualizar». Allí están registrando olores como popurrí antiguo, guantes de cuero del siglo XVIII o cera de muebles.

La ciencia y las humanidades, el arte y la técnica, ya se unieron para crear la fotografía, el cine o los fonógrafos. Bembibre abunda en la misma asociación de conocimientos en su proyecto. La ciencia entra en juego una vez se ha identificado el olor que se quiere documentar. «Una de las técnicas se llama microextracción de fase sólida. Los compuestos orgánicos volátiles se captan a través de una jeringa de la que sale una fibra muy fina recubierta por un polímero; esta se expone en el ambiente o se coloca con el objeto dentro de una campana de vidrio».

 

Pues si esto fuera así en la sección de olores de guisos tradicionales yo pondría el olor del Guiso de Venao en Salsa que hace mi familia. Si cierro los ojos y pongo a trabajar mi paladar y olfato en esta olorteca imaginaria. Me trasporto a los años de mi niñez, cada dos o tres días veía a mi abuela y a mi madre hacer unas monstruosos ollas de venao en salsa.

El Venao es una carne de caza muy oscura y al ser una animal que se cría al aire libre su carne es fibrosa y dura. Esta carne necesita bastantes horas de cocción a fuego muy lento y junto con una mezcla de especias secretas de la familia hacen que después de 6 horas de cocción se trasforme en un plato exquisito.

La Taberna El Campanillo en (Lillo) fue famosa por hacer el mejor Venao en salsa de la Región.

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

©2018 GASTRO Magazine es una publicación online de ALFESP COMUNICACIÓN| Aviso legal |

Lo + top

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?