Los cafés más raros del mundo

cafe raro 1

Los cafés más raros del mundo

Animales que comen café

Casi siempre todo lo que se considera raro o exótico, al final acaba por ser desastroso por la demanda y el coste que se paga por ello, creando de esta forma un comercio poco ético a su alrededor. El más conocido por los amantes del café es el famoso Kopi Luwak, se obtiene de las deposiciones de la civeta de la palma asiática “Paradoxurus hermaphroditus” (gato de Algalia) del sureste asiático. Los Luwak tienen la habilidad de elegir los frutos del café cuando están en su mejor momento de madurez, comiendo solamente los que están en su punto. Tras ser ingeridos, pasan por su tracto intestinal y son expulsados entre sus heces. Inicialmente era recolectado por los nativos, lavado y secado para luego ser consumido. El beneficio del café se realiza dentro del organismo del animalito. Las enzimas del aparato digestivo del Luwak, interaccionan con el café, produciendo el efecto de eliminar una gran parte de su amargor, por lo que el café resulta bastante dulzón sin necesidad de añadirle azúcar, y mantiene un gran aroma y sabor a café intenso.

Actualmente la cosecha anual es de unos 600 kilos, aunque va en aumento; desafortunadamente para los animales, al tenerlos en cautiverio dejándolos durante semanas sin comer, para que luego coman en cantidades elevadas y de esta forma aumentar y distorsionar el proceso natural del producto y poder sacar mayores beneficios. ¡Este café conocido como “Kopi Luwak” ha alcanzado desde 540 hasta los 900 euros por kilo, alcanzando fácilmente 6€ en Indonesia y 90€ (en locales muy exclusivos) por una taza de esta exótica bebida! En el Coffee Review se encuentra un comentario que dice: “Aunque el olor del Kopi Luwak producido en el momento de tostar recuerda dramáticamente su viaje intestinal, el sabor en la taza no. Su sabor recuerda el café de Sumatra con notas terrosas” y con un grado de tueste medio muestra una acidez suave y notas florales y de naranja exuberantes.

El pavo

En Brasil hay un ave parecida al pavo real conocida como “Pájaro Jacú” solo toma cerezas de café bien maduro. El café sufre el mismo proceso y los lugareños realizan el mismo proceso que al del Kopi Luwak. Producido desde 2006 en una granja en el estado de Espíritu Santo, El Café Jacú nació de un grave problema: el cultivo de café era devorado unos pavos llamados Jacú. La medida para dar solución a este problema era bastante lenta y dependía de la aprobación y el asesoramiento de los organismos ambientales, Henrique Sloper, Finanzas Camocim, inspirado en la historia de éxito de Kopi Luwak, decidieron usar los “residuos” de estos animales, y convertirlos en excelentes cafés. Sorprendentemente, la idea funcionó y hoy El café Jacú es uno de los mejores cafés de Brasil y del mundo. El precio no es el mejor, como es de imaginar para un producto de lujo, pero es mucho más asequible que el equivalente de Indonesia: unos costes kilo aproximadamente 300€ y una taza que se pueden encontrar en locales especializados por 10€ o 15€. El perfil sensorial del café Jacú es con un sabor agridulce, sus notas tostadas mezcladas con un toque medio rústico, algo extraño, pero muy, muy particular. Es un café atractivo, también frutal, sabroso y penetrante.

cafe raro 3

¿Cuál es el café más caro del mundo?

Diez años le ha llevado al canadiense Blake Dinkin encontrar la fórmula mágica de su hoy afamado café, el Black Ivory Coffee. Una taza cuesta más de 70 euros en la cafetería de un hotel de lujo. Y su sabor es particular, según dicen los catadores. Hoy es el café más caro del mundo, que ha llegado a desbancar al mítico Kopi Luwak que se cultiva en Indonesia. Dinkin lo hace en Tailandia, en el enclave de Chiang Saen, en la frontera con Birmania y Laos. Y su secreto es haber encontrado el horno perfecto: el estómago de elefantes. Los estómagos de los elefantes le dan ese toque que hace especial al café. Y luego los granos se recogen cuidadosamente de sus excrementos. Así se fabrica el nuevo oro negro.

El Muntjac, el Mono y el Coatí

El muntjac es un ciervo o Barking (Muntiacus), que se encuentra en el sudeste asiático. Es una de las especies más antiguas conocidas de los ciervos, y también crea un café con sabor inusual. Al igual que la civeta, el ciervo come los granos de café y los granos pasan, no digeridos a través de su sistema y se recogen en los excrementos. A diferencia de la civeta el ciervo no se explota en granjas.

En la población de Jiayi, en la provincia de Taiwán, el macaco de las piedras de Formosa (Macaca cyclopis) que llega alcanzar 10 a 12 kilos en edad adulta es también adicto al café. Estos pequeños monos comen las cerezas maduras de café y escupen los granos, como los humanos que comen ciruelas y escupen la semilla. Los agricultores entonces los recolectan. Luego los tuestan solo por unos 8 o 10 minutos para que no pierda su aroma. Este café tiene un dulce olor como el de la vainilla Los agricultores lo venden a unos 200€ el kilo. Aunque todavía no se exporta.

En Perú (sector de Santa Fé, distrito de San Pedro de Putina Punco en Puno) el hijo del caficultor Alvaro Peláez Luciano Sacaca amparo a 3 coatíes uchuñaris que resultaron ser aficionados al café cereza maduro y haciendo analogía con el Kopi kuwak comenzaron a recolectar las heces y a preparar el café logrando obtener 250 Kg y fue vendido un kilo a Inglaterra en 1,380 euros. Los coatíes (género Nasua), también llamados cusumbes, cuchuchos, guaches, gatos solos o pizotes, son omnívoros de la superfamilia Canoidea y la familia de los prociónidos. Habitan todo el continente americano desde el sur de Estados Unidos hasta el extremo noreste de las provincias argentinas de Córdoba y Entre Ríos y el noroeste de Uruguay.

 

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

©2017 GASTRO Magazine es una publicación online de ALFESP COMUNICACIÓN| Aviso legal |

Lo + top

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?