¿Gastronomía habanera?

ambos mundos

¿Gastronomía habanera?

Mundo Gastro

La Habana es una ciudad para ser vivida, no visitada. Nada tiene que ver el turismo en cualquier ciudad de Europa con la sensación de desajuste urbanita  y contraste  que hacen de la Habana un lugar que precisa de ser vivido.

No es posible entender la perla del caribe sin tener cada día en consideración las consecuencias de una Revolución que ha menguado irremediablemente las capacidades de importación y producción agrícola de la isla de Cuba. Una gran isla en la que no dejas de sentir sus limitaciones allá por donde pisas.

El encanto habanero

Vivir el encanto habanero también consiste en eso: asumir que, si te apetece una piña colada quizá no sea fácil hacerte con ella por falta de leche; que si se te antojan unos camarones rebozados, es posible que se hayan quedado sin rebozado.

Irremediablemente frustrante e irremediablemente encantador. Puede ser que el lector no se encuentre familiarizado con la carta nacional de especialidades cubanas, especialmente las de la Habana. No se preocupe, no hay tal carta.

Veamos, no querría dar comienzo a la disertación gastronómica dando la sensación de que en la Habana sólo podrás comer arroz moro. No es eso. Trato más bien de alertar al futuro viajero de que no es necesaria una preparación del estómago y el paladar para la gastronomía real de la ciudad.

ambos mundos

Hotel Ambos Mundos

Muy recomendable visita, por su encanto colonial, por las vistas de su azotea-restaurante y por su carta de especialidades cubanas.

La escasez de alimentos y de proveedores, como decía, marca la tendencia generalizada del “no nos queda”. Por otro lado es difícil encontrar una variedad notable entre carta y carta. Podría decir de memoria las especialidades compartidas (que abarcan el 90% de la carta de cada restaurante y hotel) entre todas ellas: Pollo brassé (filete de pollo a la plancha, vuelta y vuelta) con sus viandas (arroz moro y una pequeña ración de ensalada campera); Cerdo braseado con sus viandas (da lo que promete); Arroz a la cubana (siempre recomendable)…

En fin, lo más probable es que vuelvas de tu viaje con la sensación de no haber probado nada nuevo. Sólo cabe mentar la más aprovechable especialidad de la casa (y no de todas): camarones. El paraíso del camarón: a la plancha, con sus viandas, rebozados, marinados,… de todas las formas imaginables. No obstante quepa decir que jamás he probado un buen plato de camarones como en un chiringuito perdido en las playas del Este de la Habana: un chiringuito abarrotado de cubanos en el que comer por 3 CUCs la mejor ración de camarones a la plancha que puedas recordar. Quién necesita publicidad cuando eres el único chiringuito en 20 Km a la redonda.

Querido lector, a estas alturas del artículo podría pensar dos cosas: exagero y ¿qué hay de los coctails?. A la primera sólo esperar la vuelta de su viaje y su comentario en Gastro Magazine. A la segunda, vamos a por ella.

plaza vieja habana

Plaza Vieja

Visita obligada si eres amante de los cocktails, la cultura y el fast-food cubanos: destacan el Planetario, la Fototeca de Cuba, el Museo de Naipes, el Centro de Arte La Casona, o el Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau.

Vivir la Habana también es beber la Habana. Nada hay más aprovechable que disfrutar de un mojito de bienvenida (la bienvenida la cobran en según qué sitios) o un mojito de postre. Para mí, gloria bendita. Cuba es la inventora del mojito, por si lo desconocía usted, sin embargo al 14º mojito empiezas a tener la sensación de que esa poca fuerza y gracia que emana tu mojito sea consecuencia de la desgana y la repetición. Si quieres un buen mojito, en el hotel.

Para cerrar mi intervención sobre la gastronomía habanera y dejar buen sabor de boca, haciendo honor a la contradicción y la pluralidad de la idiosincrasia cubana diré que puedes probar un plato de pasta a la italiana exquisito y una cola de langosta desaborida en el mismo día: a 8.000 km de Roma y a 200m del malecón. Quizá al día siguiente, todo lo contrario, o viceversa. En la habana nada es distinto pero nada es igual.

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

©2017 GASTRO Magazine es una publicación online de ALFESP COMUNICACIÓN| Aviso legal |

Lo + top

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?