El soldadito marinero visita La Mancha

IMG-20160628-WA0005

El soldadito marinero visita La Mancha

YO LLEVO EL VINO

Hace una semana viajé a Albacete a una reunión con unos compañeros de trabajo. Nos juntamos en una casa rural donde nos habían preparado una visita de lo más campestre entre olivos, viñedos y caballos. Aunque estaba claro que tocaba acompañar la comida con un maravilloso vino de la zona, quise llevar un vino blanco que había probado hacía unos pocos días en Valencia para sorprender a mis colegas.

Soldadito Marinero, que es así como se llama, lo conocí en la Noche del Vino Valenciano que hacía poco se había celebrado en uno de los lugares emblemáticos de la ciudad, el Palau de la Música Reina Sofía, organizado por la Denominación de Origen Valencia y la Asociación Valenciana de Sumilleres. Entre bastantes buenos vinos, este blanco seco de moscatel de Alejandría edición limitada de la bodega El Angosto (Ontinyent) me resultó realmente excelente.

La etiqueta, muy acorde con su nombre, resulta elegante y bastante sencilla. El fondo es una cuadrícula de los típicos cuadernos de escuela de color gris perlado muy claro con efecto nacarado y sobre ella unas rallas horizontales en dos tonos de azul que forman parte de la camiseta del marinero protagonista, el cual tiene un divertido barquito de papel sobre la cabeza a modo de sombrero. Esas mismas rayas también están presentes en la cápsula lo que le da una continuidad al diseño. Su precio ronda los 5 euros y se puede comprar tanto online como en tiendas especializadas.

Soldadito Marinero es diferente a los moscateles que se elaboran en la Manchuela. Posee una graduación alcohólica de 12% vol. y un color amarillo pálido con reflejos dorados y ligeros destellos verdosos. Su poder aromático inunda la copa de fragancias cítricas, florales (azahar y rosa) y recuerdos de miel pero sin resultar excesivo. En boca resulta un vino delicado, fresco y equilibrado.

IMG-20160619-WA0016

Posee una graduación alcohólica de 12% vol. y un color amarillo pálido con reflejos dorados y ligeros destellos verdosos

Fue ideal servirlo frío en el aperitivo, junto a los caracolillos, los quesos tiernos y los patés, mientras nos preparaban el plato estrella de la jornada: unas espectaculares calderetas de cordero y ajo. Para continuar la comida elegimos una garnacha tintorera muy especial de la que os hablaré en un próximo artículo.

Para esta ocasión, la elección del vino fue principalmente circunstancial. Me apetecía dar a conocer una variedad mayormente extendida en Valencia y Alicante en una zona donde no es muy típica la elaboración de moscatel de Alejandría, ya que en la zona de la Manchuela suelen cultivarse más los moscateles de grano menudo.

Soldadito Marinero también es muy recomendable para acompañar una paella, una mariscada e incluso puede resultar una opción genial para una cena con cocina japonesa. Una velada insuperable, inolvidable y llena de risas, porque ya te aseguro yo que más de un invitado cantará la famosa canción de Fito al ver este vino tan resultón, asequible, bien hecho y rico rico oiga.

Soldadito Marinero conociste a una sirena…

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

©2017 GASTRO Magazine es una publicación online de Growth Events | Aviso legal |

Lo + top

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?