Descubriendo a Francisco Calvo (vinos Bigardo)

vino

Descubriendo a Francisco Calvo

Vinos Bigardo

Hoy queremos presentaros a Francisco Calvo, autor y culpable de Bigardo, que en sus propias palabras es el desenlace de una intensa aventura en diferentes lugares del mundo que siempre tuvo el propósito de acabar siendo una botella de vino. El nombre de Bigardo es un homenaje a Toro. Es una palabra aún utilizada en sus calles. Un bigardo es alguien grande, corpulento, “desmangado”, una persona con cierto aire rebelde y desobediente…sí, quizás hay ciertas similitudes con su persona. Siempre hay un comienzo. Ésta es la historia. El momento es ahora.

Cuáles fueron sus inicios en el mundo del vino.

Nací en Toro, y allí todo sabe a vino. Hasta los 25 años he pasado más tiempo que la Puerta en el bar de mis Padres, el Mesón Zamora, uno de los míticos del lugar, allí empezó todo, seguro. Tengo recuerdos con mi bisabuelo pisando uva en el lagar…con 4-5 años Creo que estoy sentenciado a dedicarme a esto.

Una Denominación de Origen y una varietal de uva.

D.O.Toro y Tinta de Toro, me lo pones fácil.

Nos da la sensación de que hacen un producto muy ligado a la poesía con un alto componente emocional y de implicación personal, ¿Qué nos puede decir de esto?

Sí a todo. Este proyecto nace de una necesidad de libertad creativa como enólogo, es un momento vital y profesional que se refleja muy bien en esta historia. Soy uno más de la generación de los indignados que estamos en Londres o Santiago de Chile. No descubro nada diciendo que el mundo del vino es un mundo de sensaciones, de emociones. Transmitir el mensaje de todo lo que tengo dentro con una botella de vino no es fácil, pero se aproxima bastante. Voy con todo. Sé de qué va esto y no tengo ningún miedo. Si además me divierto, aprendo y conozco gente maravillosa, implicarme en cuerpo y alma deja de ser importante…a ratos me da un poco de vértigo implicarme tanto, pero se me pasa con otra copa.

Igualmente vemos que utilizan una imagen bastante rompedora, ¿Cuidan especialmente el diseño y marketing de sus productos? ¿Qué peso tiene esto en la actualidad vinícola?

En un proyecto tan pequeño es delicioso poder cuidar cada detalle, claro. Cuento con la ayuda de Don Javier Garduño Calvo, primo, hermano y tantas otras cosas más, que hace que me quede más que tranquilo con la cosa del Diseño, es un lujo. Yo tenía claro que la imagen central de la etiqueta debía ser mi mano poniendo los cuernos, por muchas razones, “TORO, HECHO A MANO”, luego que cada uno interprete lo que quiera. A partir de ahí, el diseñador tenía que darle su toque. Javier Garduño es una de las personas con las que más contacto tengo, llevamos mucho tiempo pensando en etiquetas, estilos, ferias, viajes…el resultado es un trabajo conjunto y hecho con cariño, creo que se nota. Es una suerte tener la tranquilidad de que el Diseño va a molar y va a aportar la elegancia y el glamour que le falta al proyecto. El diseño de mi primera etiqueta tiene que ser de Garduño, eso no es negociable…con la ayuda del “huesi” claro. Hace poco nos dieron un oro en los premios de publicidad de Castilla y León, algo estaremos haciendo bien. A mí me encanta el marketing, no he estudiado nada sobre el tema, soy autodidacta. Desde mi ignorancia, lo más importante en Marketing es tener ganas de hacer cosas y la confianza de tener un buen producto; no fingir cosas que no eres ayuda, seguro. Trato de estar alerta para seguir aprendiendo “stay hungry, stay foolish” decía Steve jobs.

Cuánto de peso tiene en la actualidad vitivinícola?

Si eres una bodega grande, con muchos dineros y ayudas, tienes la fuerza suficiente para llegar al mercado blindado y con potencia, un proyecto pequeño como Bigardo depende más de las neuronas, hay que jugar con otras cartas. No hay que olvidar que el vino es un producto agrícola, con tractores, manos manchadas y gente que suda mucho y tiene recursos bastante limitados normalmente. El mercado es un sistema muy visual, hay que hacerlo atractivo y conseguir que tu etiqueta tenga visibilidad. Es un juego complicado, las etiquetas de los vinos franceses suelen ser aburridísimas y siguen siendo los vinos más caros. La suerte está echada.

Un vino español y otro extranjero que se llevaría a una isla desierta.

Un vino español sería el mío, es el que más felicidad me da beber…si tuviera que elegir otro me costaría, hay grandes vinos por ahí. El vino extranjero…o un tokaji eszencia o un cotes d’estournel de saint stéphe…esos vinos son los que más me han flipado hasta hoy.

Parker o Peñín.     

De momento ninguno ha puntuado mis vinos, así que los quiero por igual…para bien o para mal. Tiene mérito esta gente, no soy muy partidario de las puntuaciones, pero reconozco que son gente de vino y cada uno en su momento y con sus circunstancias arrima el hombro con la mejor de las intenciones. Son necesarios en cierta medida.

¿Cuáles son para usted los factores que determinan la calidad de un vino?

No hace mucho leí en un artículo del huffington post, si no me confundo, el concepto de “esfuerzo inteligente” para definir la calidad, todavía lo tengo danzando por la cabeza. La calidad de un vino debería determinarla el cliente, el problema es que el criterio de vinos en general es bastante débil y muy manipulable. Confío en que currando mucho y sabiendo lo que se hace los resultados llegan. Podríamos decir aquello de que la calidad te pille trabajando.

¿Qué importancia le otorga a la crianza en barrica?

La que tiene. No es ni mucho menos lo más importante. En la web de bigardo escribí algo así como que la barrica es un estilista o un peluquero que lo que hace es adecentar, o poner guapo al vino. Pero tiene que haber material para eso, el resultado será tanto mejor cuanto mejor sea la materia prima. El vino se hace de uva, y esa debe ser la base. Los vinos para Pinocho no me enamoran. Quizás le daría un 10 % máximo de la calidad de un vino.

 

Bodega o Viñedo.

Está muy bien lo de los viticultores que está tan de moda ahora, pero el vino se hace en la bodega, ahí es donde más valor le aportamos a la uva. Soy el primero que digo que desde la viña se va haciendo el vino, y se deberían pagar precios más justos por la uva, pero no nos engañemos, el momento crítico es la bodega, la fermentación, en ese momento te la juegas. Claro que necesitamos una buena uva, claro que hay mucho trabajo que hacer en el viñedo y mucho que mirar al cielo, pero esa uva no se mete en una cazuela y pasado un mes tienes vino, hay mucho que hacer en la bodega. No se entiende una cosa sin la otra, no me gusta esa dualidad. No hay buen cocinero sin buena materia prima, creo que eso si lo tenemos claro.

1
Cuestionario Breve
El último libro que ha leído.
Historia de un idiota contada por él mismo.
Un libro que le ha marcado especialmente.
Bueno para comer de Marvin Harris me hizo pensar mucho. Un mundo feliz es un pedazo de libro también.
Una película que recuerda por lo que le ha marcado
La vida es bella sin duda, me gusta por muchas cosas, pero sobre todo por el poder de lo humano ante las adversidades y por el amor, claro.
¿Que tipo de música escucha habitualmente?
Desde ópera hasta el techno más minimal. Soy muy de flamenco para el ratito tranquilo.
Si tuviera que poner banda sonora a su vida ¿Cuál sería?
I did it my way de Sinatra o Yo vivo navegando del gran Camarón.
¿Sería difícil regalarle a usted a vino y quedar bien?
No. Soy muy agradecido. Regálame la botella que quieras y la beberé con mucho gusto.
De los vinos que ha creado, ¿De cuál se siente especialmente orgulloso? ¿Por qué?
Creación propia como tal tengo el Bigardo, para lo bueno y para lo malo es todo mío. Esa era la idea. He ayudado en varios, pero sólo Bigardo lo siento como mío. No todos los enólogos tienen la suerte de poder hacer con sus viñas y sus vinos lo que quieran, es una golosina.
Un vino que no sea suyo y que le impresionó
Albar excelencia 2002 de Lurton me pareció y me parece un vino estratosférico, vinos como estos me hacen seguir buscando.
Una bodega que le guste especialmente y que no sea la suya
Trabajé un tiempo en Martín Códax, como modelo de bodega cooperativa me parece un ejemplo a seguir.
Un lugar de España que le fascina
Qué de sitios…Ibiza me mola mucho.
Una ciudad para “irse de vinos”
Bendita España y benditos bares. Te voy a decir Salamanca, no tanto por lo que es a día de hoy, sino por el potencial que tiene como ciudad de vinos…ahí están los futuros bebedores. Luego hablamos del kalimotxo.
Una ciudad para “irse de tapas”
Muy fan de la ruta de la molleja de Zamora, Valladolid es una de las capitales gastronómicas, León y su morcilla, Donosti…En España encuentras sitios chulísimos en cada ciudad. Qué privilegio el vino-tapa!
Un vino que hay que probar
Coto de Hayas, Garnacha centenaria me parece un vino muy interesante y accesible.
¿Qué le recomendaría a alguien que quiere empezar en el mundo del vino?
Que se olvide de las matemáticas y se deje llevar. Esto del vino está inventado para hacernos disfrutar. Nunca dejaré de aprender cosas del mundo del vino.
Te agradezco mucho que me dediques un rato para explicar el proyecto Bigardo. Hay muchos locos hacedores de vino como yo y vamos a dar mucha guerra. Seguiremos informando. Un placer. Salud!

¿Cree positivo el intrusismo en el mundo del vino (famosos metidos a bodegueros)?

Me parece que ayudan a promocionar el vino. En lugar de comprarse un yate montan una bodega, cada uno hace con su dinero lo que quiere. Más que bodegueros son inversores, y hace falta inversión, así funcionan las cosas. Hay otros tipos de intrusismo en el mundo del vino que me parecen más perjudiciales.

 

El mejor maridaje para sus vinos.

El maridaje depende de muchas circunstancias. Me gusta pensar en maridaje con tipos de personas más que con un plato. He maridado Bigardo con un buen bacalao y me ha sabido a gloria bendita. La armonía es un concepto muy subjetivo. Bigardo ayuda a la armonía de milenials, fieles, heavys, rebeldes, taurinos, infieles, canallas, rockers, altos, bajos y tantos otros…para todos los que tengan un rato que disfrutar en esta vida loca. No seré yo quien le ponga puertas al campo.

¿A qué le da más importancia a la hora de comprar un vino, a una zona vitivinícola en concreto o a la calidad del propio vino sea de donde sea?

Es un grave error pedir un vino por la región, hay vinos de Rioja que parecen de Toro, Australianos que relacionaría más con un vino chileno…Debemos apostar por marcas concretas, gente que se rompe la cabeza para conseguir la mejor calidad. Se me abren las carnes cuando escucho al camarero ofrecer un vino simplemente con un : “Ribera o Rioja?” Me encantaría que un día alguien pidiera un Bigardo en la calle Laurel de Logroño.

 

¿Qué importancia tiene para usted conseguir premios como ser una de las 100 mejores bodegas del mundo según ‘Wine&Spirits’ o el Zarcillo a la Excelencia?

Es algo que veo muy lejos para mí, no lo considero. Entiendo que los premiados son gente que algo habrá hecho bien para estar ahí, aunque no esté de acuerdo. Son todos los que están, pero no están todos los que son.

 

Para terminar, ¿cómo ve el futuro del vino en los próximos años?, ¿hacia dónde evolucionan las tendencias del gusto?

El mundo del vino lo veo tan bonito como para poder dedicarme a ello. A nivel nacional noto una mejora en la cultura de vino, y esto es, inevitablemente, probar vinos diferentes para tener un criterio sólido, personal y diferente, pero sólido. En cuanto a la evolución de las tendencias, creo y quiero que los vinos más personales, con alma, aunque suene facilón, acaben siendo valorados, no necesariamente siendo los mejores o los más caros, simplemente valorados. Habrá sitio para los vinos de supermercado y para los vinos más boutique, la globalización está cambiando mucho la forma en que pensamos y compramos.

Tenemos mucha información hoy en día, muchos productos, el batiburrillo mental es importante. La magia del vino ganará la batalla. Al final creo que tenderemos a valorar más lo rural, transmitir el trabajo que se hace en el mundo rural es una asignatura pendiente de siempre, la agricultura sin tapujos, sino los pueblos van a quedar vacíos y todos los tomates que comamos estarán plantados en las azoteas de Madrid…No way!

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

©2017 GASTRO Magazine es una publicación online de ALFESP COMUNICACIÓN| Aviso legal |

Lo + top

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?